EL PAPEL DE LAS FAMILIAS

Las conductas de hidratación de los niños y niñas de entre 4-6 años son variables y, pese a que pueden parecer autónomos, las familias han de tener un rol activo que permita controlar las tomas de agua a lo largo del día.
Las familias deben estar informadas de cada una de las fases.
Su implicación es fundamental para cumplir con los objetivos del proyecto.
Recuérdales que en esta misma web pueden encontrar contenidos extras.
Asegúrate de que implementen los cuestionarios de evaluación del estudio sobre hábitos de hidratación infantil.